Seleccionar página

¿Quién no ha disfrutado como un niño de unos panqueques con miel durante el desayuno? Casi nadie podría responder a esta pregunta negativamente, debido a que nos fascina degustar este producto de sustancia viscosa como si fuésemos niños de 5 años.

Y es que la miel es uno de esos productos que deberíamos consumir SÍ o SÍ a diario. Sus fantásticas propiedades hacen que cada ingesta sea un auténtico festín de nutrientes y antioxidantes para tu organismo, fortaleciéndolo considerablemente para que goces de un magnifico estado físico.

Al ser 100% natural, evitarás sufrir alguna ingestión u otros efectos seculares por la presencia de agentes tóxicos nocivos para la salud. Algo bastante positivo en estos tiempos, cuando lo menos que deseamos es caer enfermos en la cama de un hospital por virus estomacales e intoxicaciones.

Sí eres de lo que aún piensa que comprar miel es una “pijada innecesaria”, déjame decirte que estás muy equivocado. En este artículo conocerás cuáles son esas razones por las que debes comprar miel regularmente e incluirla en tu dieta, añadiéndole ese toque especial a cada comida con un elemento gastronómico de alto valor.

¿Quieres conocerlas? ¡Continúa leyendo!

Comprar miel

 

1.- Estimula al sistema inmunológico:

 

A través de sus propiedades antibacterianas y antifúngicas conseguirás estimular a tu sistema inmunológico, fortaleciendo su respuesta a virus externos que podrían ponerte en riesgo.

Dichas cualidades también le aportan facultades curativas para sanar heridas y cortes superficiales, limpiándolas con el propósito de evitar infecciones.

 

2.- 100% natural:

 

La miel es un producto 100% natural y no posee elementos químicos u otras sustancias utilizadas para su supuesta conservación, las cuales puedan tener un efecto adverso en tu sistema gastrointestinal hasta derivar en enfermedades de suma consideración.

Y es que la cosa no queda aquí, porque tales afectaciones pueden extenderse a otros órganos vitales como el hígado o páncreas. Estos acabarían sufriendo daños graves, dejándote en una situación compleja.

 

3.- Rica en antioxidantes:

 

Comprar miel es muchísimo más factible que invertir dinero en cremas o “formulas antienvejecimiento”, debido a que esta concentra una enorme cantidad de antioxidantes como flavonoides, fenoles y enzimas.

Además de contar con vitamina C,  Hierro, Zinc y demás compuestos bioactivos, manteniéndote lozano tanto internamente como externamente. Tendrás menos posibilidades de sufrir infartos o embolias.

4.- Reduce el colesterol y triglicéridos:

 

El consumo de 2-3 raciones de miel a la semana contribuye a la reducción significativa del colesterol y triglicéridos hasta en un 19%, así como también aumenta los niveles del colesterol HDL o mejor conocido como “colesterol bueno”.

 

5.- Regula los niveles de azúcar:

 

Cuando consumes miel, aumentarás los niveles de insulina y disminuirás el índice de azúcar en el sistema sanguíneo. Esto se debe a que la porción de fructosa existente permite la captación directa de glucosa en el hígado, distribuyéndola equitativamente en cada uno de los órganos que la necesitan para su correcto funcionamiento.

De esta forma, elimina la circulación excesiva de glucosa en los torrentes sanguíneos.

 

Comprar miel es muchísimo más beneficioso de lo que imaginabas. Sí después de leer este post, aún sigues renuente a incorporarla en tus comidas diarias es injusto que reniegues por el surgimiento de ciertas patologías relacionadas con el consumo de azúcar.

Ahora queda de tu parte entre seguir alimentando hábitos de consumo básicos y dañinos o dar paso a una nueva era con más calidad de vida, donde te olvidarás de problemas de salud e intentarás mantener tan lozano de forma permanente.